El folato pertenece a un grupo de vitaminas que con frecuencia faltan en el organismo

El ácido fólico se puede obtener a través de los alimentos. Se puede encontrar en las verduras (verdes, col rizada, brócoli, lechuga, coliflor), lentejas, guisantes, calabazas, habas, judías verdes, zanahorias crudas, tomates, pimientos, fresas… Hay algunos alimentos de origen animal como la leche y los productos lácteos, la yema del huevo y el hígado que contiene abundantes folatos.

Desafortunadamente, los folatos de los alimentos son inestables y propensos a la oxidación. Pierden su actividad muy rápido durante el almacenamiento y procesamiento de alimentos, y tienen una biodisponibilidad de 25 a 50% dependiendo del tipo de alimento.

Los vegetales de hojas frescas almacenados a temperatura ambiente pueden perder hasta el 70% de su actividad de folato en un lapso de tres días, mientras que los procesos de cocción en agua podrían aumentar esta pérdida hasta un 95%.

Por todas estas razones y teniendo en cuenta nuestra forma de vida moderna, a menudo la dieta sola no es suficiente para compensar el déficit de esta vitamina importante, por lo que se recomienda la suplementación.

Embarazo y lactancia

Mientras la división celular intensiva tiene lugar, los requisitos de folato son más altos, como en el caso del embarazo. Estudios han demostrado que la baja ingesta de folatos aumenta el riesgo de desarrollar varios tipos de defectos congénitos en un bebé recién nacido. En el primer lugar de estos defectos tenemos la formación irregular del tubo neural y el posible desarrollo inadecuado del feto y la placenta.

Durante el período en el que es posible quedar embarazada e inmediatamente después de la concepción, es de vital importancia tomar folato. Es un hecho conocido que las mujeres con frecuencia no saben que están embarazadas, por lo que se recomiendan altos niveles de folato durante al menos un mes antes de la concepción y mantener este nivel durante el primer trimestre de embarazo para evitar una deficiencia de folatos.

  • Proporciona la forma activa de los folatos, inmediatamente disponible para la acción biológica.
  • Tiene 7 veces mayor biodisponibilidad que el ácido fólico regular.
  • Numerosos estudios preclínicos y clínicos han demostrado su perfil de seguridad.
  • FolicPlus® se produce de acuerdo con las normas GMP (garantía de calidad).
  • FolicPlus®  es un producto libre de gluten.
  • En una cápsula de origen vegetal.